La circulación sanguinea y sus anomalias

¿Como funciona el sistema circulatorio?

Sistema circolatorioNuestra sangre circula en un circuito cerrado. Se abastece de oxígeno en los pulmones y, encauzada por el corazón, a través de las arterias, llega a cada órgano. Éstos retienen el oxígeno y el nutrimento de la sangre y sueltan sus productos de desecho. A continuación, la sangre vuelve al corazón a través de las venas y desde aquí es bombeada otra vez hacia los pulmones.

 

El corazón desempeña la función del aparato cardiovascular, que bombea la sangre oxigenada en las arterias. Las venas transportan la sangre privada de oxígeno, desde las zonas periféricas hacia el corazón.

Enfoquemos nuestra atención en las venas de las extremidades inferiores que pueden encontrarse:

  • en la superficie (venas superficiales o epifasciales)
  • en profundidad (venas profundas, subfasciales, en los intersticios musculares)

Factores de riesgo circulación sanguínea

Factores de riesgo

fattori_rischio_es.jpg

Anomalias del sistema circulatorio

Con el pasar del tiempo y como consecuencia de malas costumbres, embarazos, rasgos hereditarios, problemas de naturaleza hormonal, las paredes de las venas pueden dilatarse paulatinamente, perdiendo tono y elasticidad. Se perjudica el sistema de válvulas de nido de golondrina. A la sangre le cuesta volver al corazón y tiende a estancarse, en particular, en las zonas distales de las piernas (primero en los tobillos y a continuación en las pantorrillas), causando cansancio, pesadez y edemas (insuficiencia venosa).

anomalie.jpgLa musculatura de las piernas tiene un papel significativo en la vuelta de la sangre venosa. Cuando un músculo se contrae, comprime las venas, empujando la sangre y bombeándola de vuelta hacia el corazón. Las válvulas venosas hacen que la sangre tenga flujo unidireccional. Si el sistema tiene algún problema, el flujo sanguíneo circula mas lentamente, favoreciendo la formación de trombos.

 

Las Telangiectasias

tele.jpg

Son unas venas pequeñas, de color rojo o azulado, que aparecen en la superficie de la piel. Se les llama normalmente “capilares”. Cuando se dilatan se ven muy bien y forman unas redes poco estéticas. En la mayoría de los casos aparecen sin una causa determinada, incluso sin problemas circulatorios. Pueden favorecer su formación: predisposición familiar, embarazo, “píldora”, traumas o masajes demasiado enérgicos.

El reflujo venoso

reflusso_es.jpg

Es una alteración de la circulación venosa. El flujo de la sangre tiende a dirigirse hacia la periferia y no hacia el corazón. Puede haber reflujo hasta en  personas aparentemente normales, pero es más evidente donde las venas están más enfermas.

Las venas varicosas

vene_varicose.jpg

Son dilataciones de las venas que con el tiempo se agravan. Las más comunes (varices tronculares) se forman coincidiendo  con la safena y las colaterales. Se forman asimismo unas redes periféricas (varices reticulares) en la superficie posterior de los muslos y de las piernas.  A menudo se consideran las varices reticulares únicamente un factor estético; sin embargo, éstas pueden agravarse y crear  trastornos de insuficiencia venosa, como las varices tronculares.  En su etapa inicial, las venas varicosas causan una sensación de pesadez en las piernas y en los tobillos y asimismo de cansancio y tensión. Posteriormente las piernas y los pies se hinchan (edema) y se tienen calambres nocturnos. Se puede dar  también hipodermatitis (con inflamación del tejido subcutáneo) o linfangitis (inflamación de los vasos linfáticos). La insuficiencia venosa no curada puede volverse crónica, y causar ulceraciones.

La trombosis venosa

Consiste en la formación de un coagulo en las venas, causado normalmente por el flujo ralentizado de la sangre. La trombosis puede afectar a las venas profundas, lo que supone un riesgo de embolia pulmonar. Si el trombo se forma en una vena superficial (a menudo  varicosa), la piel se vuelve roja y caliente y la vena duele. Normalmente, no hay riesgos de embolia pulmonar. Las causas de la trombosis venosa profunda pueden ser muchas: traumas, embarazo, operaciones quirúrgicas, enfermedades largas y graves, coma, vuelos de larga duración, mucha conducción.

La ulcera

Es una lesión (llaga) de la piel. En la mayoría de los casos no duele mucho, pero necesita unas medicaciones continuas. Las úlceras venosas aparecen, por lo general, en la parte interior del tobillo y derivan de una alteración de la circulación venosa, a las cuales se añade algunas veces insuficiencia arterial (úlcera mixta). La mejor cura  consiste en una operación en las safenas (si prescrito), junto con medicinas, terapia física y elastocompresión.

La celulitis

La celulitis (panículopatía edematofibroesclerótica) no tiene solo una causa única, sino que normalmente son un conjunto de factores genéticos, alimentarios y hormonales. Sin embargo, algunos comportamientos equivocados la empeoran: un estilo de vida demasiado sedentario, una alimentación no correcta, el tabaco y las bebidas alcohólicas, las ropa demasiado ajustada. El líquido plasmático que trasuda de los vasos capilares comprimidos y debilitados se acumula y estanca en el tejido adiposo superficial. La microcirculación se empeora poco a poco y la celulitis degenera formando primero micronódulos (acumulaciones de células adiposas) y después macronódulos (fusión de micronódulos), que se observan en las zonas típicas: glúteos, costados, abdomen y muslos.

Solidea, con su amplia colección de medias y pantys de compresión graduada, ofrece una compresión correcta para la prevencion y la curacion de cualquier anomalía del sistema circulatorio.

Para quien tiene predisposición genética, edema en las piernas, telangiectasias y edemas moderados, la compresión de10/15 mmHg ayuda a controlar el problema, llevando los artículos de la Clase A

A las personas que padecen varices o acrocianosis y en los casos de post-escleroterapia de las telangiectasias, se aconseja la compresión graduada de la Clase I ligera (15-18 mmHg) y Clase I fuerte (18-21 mmHg)

A las persona que padecen  varices tronculares, varices con edema grave, post-varicectomia, post escleroterapia,  artrosis del pie y de la rodilla, se aconseja la compresión graduada de la Clase I (18-21 mmHg) 

A las personas que padecen el síndrome post-trombosis, que están sometidas a tratamiento de las  úlceras (causadas por insuficiencia venosa), que padecen síndrome post-traumático, Angiodisplasias, TVP (trombosis venosa profunda), insuficiencia venosa profunda, linfedema reversible, lipedema, se aconseja la compresión graduada de la Clase II (25-32 mmHg) 

A las personas que padecen edema grave, hipodermatitis crónica, linfedema irreversible, se aconseja la compresión graduada de la Clase III (25-32 mmHg)